9 cosas que no sé hacer cuando viajo

Nuria e Iván, del blog Apeadero, me han invitado a participar en esta cadena en la que debemos confesar algunas de nuestras debilidades como viajeros, así que con mucho gusto me uno a la iniciativa. Estas son las 9 cosas que no sé hacer cuando viajo:

9 cosas que no sé hacer cuando viajo

No probar los platos típicos

Si de verdad viajas porque te gusta conocer y aprender de otras culturas, no puedes pasar de su gastronomía. Me gusta mucho probar los platos típicos, dentro de ciertos límites, y no puedo negarme a degustar las comidas tradicionales, elaboradas con ingredientes del lugar. Eso sí, a veces prefiero no saber de qué se trata porque si no, no me atrevo (por ejemplo, las vísceras o los insectos como cucarachas)

Viajar sin cámara

Puedo estar sin portátil, tableta e incluso móvil, pero que no me quiten mi cámara. No es que sea muy buena fotógrafa y en la mayoría de las imágenes ni siquiera salgo yo, pero necesito saber que puedo retratar el lugar que visito y que podré capturar momentos o detalles que no quiero olvidar.

Tirar los tickets, planos o folletos del viaje

Cuando organizo mis cosas, me puedo encontrar con un billete de bus de hace 5 años que apenas se ve y entonces me pregunto para qué lo guardé. Pero no puedo evitarlo, cuando viajo me gusta conservar cuanto papelito voy recopilando durante el itinerario. Me da pena tirarlos porque siempre pienso que pueden ser útiles para el blog, pero en el fondo sé que no va a hacer así. ¡Algo para cambiar!

Regatear

En numerosos países lo normal es regatear, de hecho, se ofenden si no lo haces, pero a mí no me gusta y tampoco lo sé hacer. Así que prefiero pasar de las compras. Parto de la idea de que si el precio está marcado, es por algo. Si me parece bien, lo adquiero, si creo que es caro, lo dejo pasar. Además, cuando viajamos, cuanto más ligeros de peso, mejor.

Viajar sin saber qué voy a ver o a hacer

No soy de esas personas que tienen que llevarlo todo planificado y tampoco hago rutas donde todo esté cuadrado al milímetro. Sin embargo, tampoco me gusta llegar a un lugar sin saber qué puedo ver o hacer porque siento que se me puede quedar algo importante por fuera. Ir a Londres por primera vez y no ver el Big Ben es imperdonable, por ejemplo, y yo no me lo quiero perder.

Hacer los cambios de divisa

5 COSAS QUE NO DEBES OLVIDAR CUANDO VIAJAS

Me cuesta ir haciendo cálculos mentales de si algo es caro o barato en comparación con los precios en euros, así que o redondeo a una cifra que sea fácil para mí – en vez de 1,37 pienso en 1,50 –, o simplemente tomo como referencia cuánto me cuesta un trayecto en autobús o una botella de agua. Algunos viajeros toman como referencia el coste de un menú de McDonald’s, pero en mi caso, no sé si esto funcionaría.

Dormir sentada

Ya lo doy por imposible. No puedo dormir sentada en ningún medio de transporte. He probado incluso con mantenerme despierta la noche antes, a ver si así caigo, pero nada. Como mucho he llegado a dormitar una media hora, así que ya no me doy mala vida, y aprovecho el tiempo para leer o para ver películas.

Hacer la maleta en el último minuto

Se supone que es un buen hábito, pero confieso que empiezo a hacer la maleta unos cuantos días antes del viaje. No es que coloque todo perfectamente, pero voy reuniendo lo que quiero llevar porque de lo contrario siento que se me van a quedar cosas importantes. Y aunque no lo creas, cuando he tenido que prepara el equipaje corriendo, la maleta termina pesando mucho más de lo que es habitual.

Conversar con la gente del lugar

Me da mucha vergüenza acercarme a alguien y entablar una conversación, aunque reconozco que cuando he dejado la timidez a un lado, la experiencia siempre ha sido positiva. Voy mejorando, pero aún me cuesta mucho lo confieso.

Y una vez que he revelado las 9 cosas que no sé hacer cuando viajo, me gustaría conocer mejor cuáles son los “pecados” o “debilidades” de los autores de estos cuatro blogs:

2 Respuestas a “9 cosas que no sé hacer cuando viajo

  1. Lo de no poder dormir sentada es un problema, la verdad.. especialmente cuando tienes un montón de horas de espera en un aeropuerto sin opción de acostarte.

    Y lo de la vergüenza a la hora de hablar con la gente, eso tiene que desaparecer! Probablemente son las mejores experiencias que te puedes traer de un viaje 😉

    Me gusta

    • Lo de no dormir es lo que peor llevo en los viajes, a la ida no hay problema porque suelo adaptarme rápido a los horarios, etc., pero a la vuelta lo pasó fatal y los efectos del jet lag pueden durar varios días

      Sí, sé que tengo que perder la vergüenza, es una tarea pendiente y voy practicando, pero Roma no se hizo en un día jajaja

      Me gusta

Gracias por comentar!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s